lunes, 28 de febrero de 2011

PERLAS DE SABIDURÍA

NADA ES DEMASIADO INSIGNIFICANTE

No debemos apartarnos de las tareas humildes porque son trabajos que nadie quiere hacer.

Somos tan pequeños, que miramos todo desde una óptica de pequeñez.
Pero el Señor, siendo todopoderoso, ve hasta lo más pequeño como grande.

Por lo tanto, aun si sólo le escribes una carta a un hombre ciego que no lo puede hacer por sus propios medios,
o si simplemente te sientas junto a él y lo escuchas,
o llevas una carta al correo para otro,
o regalas un ramillete de flores a alguien
-todas éstas son pequeñeces-
o lavas la ropa para alguien
o le limpias su casa, para El no serán pequeñeces.

Tu y yo debemos dedicarnos a las tareas más humildes.

Hay mucha gente que puede hacer grandes cosas.
Pero son muy pocos los que están dispuestos a dedicar su vida a estas pequeñeces.

Madre Teresa de Calcuta

HOLA AMIG@S

domingo, 13 de febrero de 2011

VACACIONEESSS


Mis querid@s Amig@s me voy de vacaciones en familia por 15 días.
Les dejo besos y abrazos.
♥Alicia

ESPERA... NO TAN RÁPIDO

Cuentan que una vez un científico soberbio fue con Dios y le dijo:
- Señor, convocamos a una junta científica mundial y hemos decidido que ya no te necesitamos.
El señor con su infinita paciencia oyó al hombre y le preguntó:
-¿Ah sí? ¿Y cómo llegaron a esa decisión?
- Pues ya hacemos trasplantes de prácticamente cualquier miembro del cuerpo, podemos hacer bebes para parejas que no pueden tener hijos, crear vida artificial, clonar a la gente y hacer todas esas cosas que antes se consideraban milagrosas.
Dios sólo lo escuchaba y luego atinó a decir:
- ¿Pueden crear vida?
- Así es. Respondió el científico.
- ¿Qué te parece si hacemos un concurso de crear vida? Lo hacemos del modo antiguo, así como yo formé a Adán; tú sabes.
- Me parece bien. Contestó el científico.
- Está bien, pues comencemos. Exclamó Dios.
Entonces el científico tomó un puño de tierra, y le dice Dios:
- Espera, no tan rápido; consíguete tu propia tierra.

viernes, 11 de febrero de 2011

PERLAS DE SABIDURÍA

SI TUVIÉSEMOS FE EN DIOS...

Si tuviésemos más fe en Dios:
Cada día haríamos el milagro de cambiar nuestra vida.
Cada día haríamos el milagro de dar un sentido nuevo a nuestra vida.
Cada día haríamos el milagro de salir de nuestra vulgaridad.
Cada día haríamos el milagro de ser más santos.

Si tuviésemos más fe en Dios:
No evitaríamos nuestros problemas, pero nos sentiríamos más que nuestros problemas.
No evitaríamos nuestras enfermedades, pero no nos dejaríamos aplastar por ellas.
No evitaríamos que nos despidan de nuestro trabajo, pero seguiríamos luchando con esperanza.
No evitaríamos nuestras debilidades, pero sentiríamos que podemos ser más fuertes.
No evitaríamos nuestros momentos de oscuridad, pero siempre encontraríamos una luz.
No evitaríamos ser hombres, pero sentiríamos en nosotros la vocación divina.

Hablamos mucho de creer en Dios.
Pero hablamos poco de creer en el hombre.
Y la vida solo tiene sentido cuando creemos en Dios y cuando creemos en nosotros mismos y en los demás.

miércoles, 9 de febrero de 2011

PERLAS DE SABIDURÍA

SER OPTIMISTA

Si tú quieres cultivar el optimismo practica estas reglas:

- Haz un diario balance de tus bienes, no de tus males.
- Ten a Dios como amigo constante y ora con frecuencia.
- Aprecia todo lo bueno y siembra esperanza por doquier.
- Filtra las malas noticias y aléjate de los quejumbrosos.
- Aprende a ver sólo los titulares de tanta noticia negativa.
- Enriquece tu alma con lecturas de ánimos y motivación.
- Escucha música relajante y medita a diario unos 20 minutos.
- Haz memoria de tus logros y disfruta el presente.
- Aprende de tus errores y acepta a los demás como son.
- Cambia las quejas por acciones de gracias.
- Amate y ama.

lunes, 7 de febrero de 2011

PERLAS DE SABIDURÍA

JAMÁS OLVÍDES


Que tu presencia es un regalo para el mundo,
que eres una persona única y diferente a todas las demás.
Que tu vida puede ser lo que tu quieres que sea.
Vívela un día a la vez.

Cuenta tus bendiciones, no tus problemas,
y verás cómo irás saliendo adelante.
Hay tantas respuestas dentro de ti,
Comprende, sé valiente, sé fuerte.

No te impongas límites,
tus sueños están esperando hacerse realidad.
No dejes tus decisiones importantes al azar,
esfuérzate por llegar a la cima, a tu meta, y a tu premio.

Nada hace perder más energía que las preocupaciones.
Mientras más tiempo llevas un problema, más pesado se vuelve.
No te tomes las cosas demasiado en serio.
Vive la vida con serenidad, no con lamentaciones.

Recuerda que un poco de amor puede durar mucho tiempo.
Recuerda que bastante amor puede durar para siempre.
Recuerda que la amistad es una sabia inversión,
Los tesoros de la vida son las personas... cuando están juntas.

Que tengas salud, y esperanza, y felicidad,
Tómate el tiempo para pedir un deseo a una estrella.
Y no te olvides, ni por un día...
¡Lo especial que TÚ eres!

viernes, 4 de febrero de 2011

PERLAS DE SABIDURÍA

Añadir imagen

LA FE ES EL EJE

La fé no es ciega, el corazón la ve.
La fé no es fría, el espíritu la calienta
La fé no es tan ilógica, el alma la entiende.
La fé no es un misterio tan impenetrable, si
por dondequiera entramos en ella.
La fé no es tan absurda, si la necesitamos
para todo.
La fé no es interrogación, es una
respuesta que da sentido a la vida del hombre.
La fé no está muerta, es palabra viva y se
enlaza a todo.
La fé no es un mito, palpita en la vida y se
enlaza a todo.
La fé no es secundaria, es esencial; no es
superficial, es profunda; no es accidental, es
necesaria; no es un complemento, es una sus-
tentación, una base, un todo: rige la vida del
hombre.
Al que le falta, anda trunco, deforme, insatis-
fecho, errante; como si algo dentro anunciara que
estamos, incompletos, desprendidos, flojos...
vacilantes... Porque la fé es el amarre, el faro... el
sentido y el sostén de la vida.

Autora: Zenaida Bacardí de Argamasilla

miércoles, 2 de febrero de 2011

PERLAS DE SABIDURÍA

CONSEJOS

No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer. No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a cambiar.

No te mires con tus ojos, contémplate con la mirada de Dios.

No pienses en lo largo que es el camino de tu transformación, sino en cada paso que puedes dar para ser lo que Dios quiere que seas.

No confíes en tus propias fuerzas; pon tu vida en manos de Dios.

No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.

Deja que el amor te toque y no te defiendas de él.

Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla.

Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo. No sufras por lo que viene, recuerda que "cada día tiene su propio afán" (Mt. 6,34)

Busca alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella.

No te des por vencido, piensa que si Dios te ha dado la vida, es porque sabe que tú puedes con ella.

Si algún día te sientes cansado, busca el descanso en Dios que renovará tus fuerzas.

Si algún día te sientes demasiado responsable de otros, recuerda que sólo Jesús es el Mesías.

Si te sientes atado a alguien, pídele a Jesús que rompa las ataduras y que su amor vuelva a crear lazos nuevos de amor según su Espíritu.

Si reaccionas ante toda provocación, ruega a Dios para que te enseñe a responder en lugar de reaccionar.

Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.

Si necesitas tener todo bajo control, entrega el control de tu vida a Dios y confía en su poder y en su amor por ti.

Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en tí como en algo precioso; ¡eres un hijo de Dios! Piensa que Él está más interesado que tú en que te conviertas en esa creación que Él pensó desde toda la eternidad."

martes, 1 de febrero de 2011

GRACIAS SEÑOR POR UN AÑO MÁS DE VIDA

Photobucket

GRACIAS SEÑOR

Gracias Señor

Por todo cuanto me diste en el año que termina.
Gracias por los días de sol y los nublados tristes,
por las tardes tranquilas y las noches oscuras.

Gracias por la salud y por la enfermedad,
por las penas y las alegrías.

Gracias por todo lo que me prestaste y luego me pediste.

Gracias Señor, por la sonrisa amable y por la mano amiga,
por el amor y por todo lo hermoso y por todo lo dulce,
por las flores y las estrellas, por la existencia de los niños
y de las almas buenas.

Gracias por la soledad, por el trabajo, por las inquietudes,
por las dificultades y las lágrimas.
Por todo lo que me acercó a Ti.

Gracias por haberme conservado la vida, y por haberme
dado techo, abrigo y sustento.

Gracias Señor. Gracias Señor.

Señor.
¿Qué me traerá el año que empieza?
Lo que Tu quieras Señor, pero te pido fe para mirarte en todo,
esperanza para no desfallecer, y caridad para amarte cada día más,
y para hacerte amar entre los que me rodean.

Dame paciencia y humildad, desprendimiento y generosidad,
dame Señor, lo que tu sabes que me conviene y yo no sé pedir.

Que tenga el corazón alerta, el oído atento, las manos y la mente activas,
y que me halle siempre dispuesto a hacer tu Santa Voluntad.

Derrama Señor, tus gracias sobre todos los que amo
y concede tu paz al mundo entero. Así sea.

Gracias Señor. Gracias Señor.

Amén.