miércoles, 8 de septiembre de 2010

LA AMABILIDAD


La amabilidad

En aquellos tiempos en que una copa de helado costaba mucho menos, un niño entró a una cafetería y se sentó a una mesa. La camarera llegó y le sirvió un vaso de agua.
—¿Cuánto cuesta una copa de helado? —preguntó el chico.
—Cincuenta centavos —respondió la mesera.
El niño se llevó la mano al bolsillo, extrajo unas monedas y se puso a contarlas.
—¿Cuánto cuesta un helado normal? —preguntó.
Varias personas esperaban una mesa, y la camarera estaba impaciente.
—Treinta y cinco centavos —repuso enojada.
El niño volvió a contar las monedas, y luego dijo:
—Quiero el helado normal.
La mesera le trajo el helado y se retiró apresurada. El niño terminó, pagó en la caja y se fue. Cuando regresó la camarera, tragó saliva ante lo que vio. En la mesa, colocados en orden, había quince centavos. Era la propina que le había dejado.

Anónimo

No hay comentarios: