sábado, 7 de agosto de 2010

SER COMO UN NIÑO

Ser como un niño

Si tienes la sonrisa de un niño, darás una de las mayores expresiones de amor.

Si tienes la mirada de un niño, serás transparencia pura.

Si tienes la ilusión de un niño, llegarás a ser grande.

Si celebras tu cumpleaños y decoras tu habitación como un niño, llenarás de alegría tu vida.

Si cantas y ríes fuerte como los niños, será para expresar que eres la persona más feliz del mundo.

Si tienes la amistad de los niños, no exigirás a tus amigos que sean mejores que tú.

Si oras como un niño, no será para que el mundo vea cuán bueno eres.

Si abrazas como los niños, serás fuerte, grande, desinteresado, y todo ello por amor.

Si tropiezas como un niño, podrás levantarte enseguida y sin sentir vergüenza.

Si tu alma es pequeña como la de un niño, podrás entrar al Reino de los Cielos, simplemente como las almas de los niños.

2 comentarios:

Teresa dijo...

¡Qué verdad hay en ello, Alicia!... y es más fácil de lo que creemos. Consiste más en "quitar" que en otra cosa. Quitarnos las autoexigencias, el sentido del ridículo, los prejuicios, los aires de grandeza, los apegos, los celos y envidias... Bueno, realmente, no es tan fácil... pero merece la pena. Un abrazo con mucho cariño.

♥Alicia dijo...

Hola Teresa, no es tan fácil ser como niños pero qué bien hace. Amar por amar, reir por reir, confiar sin especulaciones... ¡Maravilloso!
Que termines feliz el día...
Abrazotes