viernes, 13 de agosto de 2010

APRENDE A ESCUCHAR TU CORAZÓN

Aprende a escuchar tu corazón

En la vida, tenemos que tomar decisiones que no son fáciles.

Tememos que cualquier cosa que decidamos disgustará a alguien que amamos.

Es en esos momentos cuando debemos buscar adentro y escuchar esa voz interior que hay en nosotros.

Si sólo escuchamos los deseos de quienes nos rodean e ignoramos nuestros propios sentimientos, nunca seremos verdaderamente felices.

Escucha lo que sabes que es correcto y defiéndelo, porque cuando lo hagas, serás feliz.

Sólo podemos estar en lo correcto si respetamos nuestra voz interior. No podemos convencernos a nosotros mismos sobre algo que no sentimos o que no coincide con nuestro verdadero sentir.

En muchas ocasiones nos sentimos presionados por quienes nos rodean y ante algo que se nos presenta nos sentimos en una encrucijada ya que nuestra voz interior no coincide con lo que los demás quieren, desean o sueñan que nosotros hagamos.

Cuando tenemos que tomar decisiones muchas veces nos acercamos a los demás para buscar ayuda, consuelo, consejo o "algo" que nos indique el camino a seguir pero el verdadero camino, el único, es el que llevamos dentro, el que está marcado por nuestra experiencia, nuestro deseo y nuestra más firme convicción y por sobre todo nuestros sentimientos.
Sólo podemos ser felices si ante todo la elección es nuestra, y aún aunque nos equivoquemos en esa decisión el haber sido motivados por nuestra voz interior nos permite crecer y de ello aprender y a su vez adquirir un experiencia buena o mala.
Si dejamos nuestra vida, nuestras aspiraciones, nuestras decisiones supeditadas a los demás el precio final puede ser muy bueno como puede también conducirnos a un caos total.

"Para ser feliz: Siente primero que es lo correcto para ti y nunca dejes de escuchar tu corazón que él es el único que puede darte la verdadera respuesta."

2 comentarios:

Teresa dijo...

Preciosa reflexión, Alicia. ¡Qué importante escuchar nuestro corazón! Como muy bien dices, sólo él puede darnos la verdadera respuesta, pero para eso debemos estar dispuestos a escucharlo. Sólo en el silencio sabremos descifrar su lenguaje y ¡eso cuánto nos cuesta!. Un abrazo con mucho cariño.

♥Alicia dijo...

Es importante amiga hacer como David: Habla Señor tu siervo escucha... pero como tú díces cuesta... y mucho porq el volúmen del mundo es alto.
El Señor nos proteja y guíe por el Bien.
Besitos