miércoles, 14 de julio de 2010

LAS PALABRAS

Las Palabras

Las palabras pueden acariciar o herir, ser bálsamo o corrosivo, alentar o deprimir, despertar los sentimientos más puros o los más bajos, impulsar al heroísmo o a la degradación; las palabras pueden unir o dividir, pueden construir o destruir. Todo esto podemos corroborarlo a diario si analizamos nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.

El poder de la palabra utilizado positivamente, es decir, con amor, es un maravilloso instrumento de bien, pero utilizado negativamente, es decir, con egoísmo y desamor, es un terrible instrumento de mal.

Cuidemos, pues, nuestra palabra en todo momento, procuremos que jamás perjudique ni cause dolor a los demás, sino que, por el contrario, sea siempre expresión de nuestro amor y de nuestros fraternales pensamientos y sentimientos de bien.


¡Feliz Día!!

2 comentarios:

Teresa dijo...

¡Cuánta razón tienes, Alicia!. Antes de hablar, pensemos si lo que vamos a decir es amoroso para los demás y para nosotros mismos. Si la respuesta es sí: adelante; si, por el contrario, la respuesta es no: callemos y preguntémonos después -en calma- el porqué de esas palabras ... así iremos sanando nuestras partes heridas. Un abrazo con mucho cariño.

♥Alicia dijo...

Así es mi querida amiga si cuidaramos nuestras palabras el mundo sería mejor, empezando por nuestros hogares.
Un abrazote para tí.