sábado, 31 de julio de 2010

AMAR A UN SER HUMANO

Amar a un ser humano

Amar a un ser humano es gozar de la fortuna de poder comprometerte voluntariamente y responder en forma activa a su necesidad de desarrollo como persona:
Es creer en él cuando de sí mismo duda, contagiarle tu vitalidad y tu entusiasmo cuando está por darse por vencido, apoyarlo cuando flaquea, animarlo cuando titubea, tomarlo de las manos con firmeza cuando se siente débil, confiar en él cuando algo lo agobia y acariciarlo con dulzura cuando algo lo entristece, sin dejarte arrastrar por su desdicha.
Es compartir sus alegrías y regocijarte con él cuando se siente dichoso.
Es disfrutar su compañía sin desear retenerlo ni impedir su vuelo.
Es paladear el regalo de compartir el presente por el simple gusto de estar juntos, sin ataduras ni obligaciones impuestas, por la espontánea decisión de responder libremente.

3 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias, así es la verdadera amistad. Dios nos creo y luego nos dejo libres, la amistad es una creación de sentimientos que no tiene más atadura que por amor dejar en libertad a quien amas.
Con ternuar
Sor.Cecilia

Bouganvilla dijo...

Siempre es más hermoso dar que recibir, así es la amistad, desde la libertad, desde el respeto, desde el amor.
Un besotote bouganvillero muy grande de una bouganvilla que últimamente está un poco ocupadilla con todos en casa y sólo tiene tiempo de colgar caprichillos.
Besitos, besitos.

♥Alicia dijo...

♥Hermanita Ceci gracias por tu comentario.
Te quiero mucho

♥Hola Bouganvilla te extrañaba amiga. Cuando te visite la musa inspiradora me tendras en tu blog.
Besitos...