miércoles, 23 de junio de 2010

PERLAS DE SABIDURÍA

2 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

conozco el peso del remordimiento, pues durante 20 años estuve apartada de la Iglesia. Cuando por fin me confesé, me había quitado un gran peso en mi conciencia, una gan losa que yo intentaba disimular que no pasaba nada y continuar viviendo.
Con terra
Sor.Cecilia

♥Alicia dijo...

Mi querida Hermanita
Es imposible silenciar la voz de la conciencia. Seguramente encontró Paz cuando ocupó en lugar que Papá Dios tenía reservado para usted.
Un besito
♥Alicia