jueves, 24 de junio de 2010

EL CONSUELO

El consuelo
Phil Bosmans


Sin consuelo no puedes vivir. Pero recuerda que el consuelo no es como el alcohol, un somífero, una inyección que te anestesia durante un rato y luego te devuelve a una noche todavía más negra.
El consuelo no consiste en una efusión de palabras.
El consuelo es como un oasis inesperado en un gran desierto: te hace creer en la vida.
El consuelo es como una suave mano sobre la cabez: te tranquiliza.
El consuelo es como ese rostro dulce y cercano de alguien que comprende tus lágrimas, que escucha tu corazón angustiado, que permanece cerca de ti en tu tristeza y en tu desesperación y que en el cielo nublado te hace ver algunas estrellas.

2 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias por hablarnos del consuelo, es el oficio ente otros más, el de «Estoy a tu lado», es salirse de uno mismo para estar con frecuencia con el otro que sufrem la dificultad de un grave problema,la enfermedad, la soledad todo es tender la mano con el corazón abierdo dadándo amor sin esperae nada a cambio.
Con ternura.
SorCecilia
Gracias por esa preciosa aportación sobre los perros, es preciosa

♥Alicia dijo...

Hermanita: si el objetivo de su blog (www.estoyatuladosorcecilia.blogspot.com) es dar amor lo ha logrado colmadamente.
Estoy contenta que le haya gustado el comentario de ayer... Tengo un perrito llamado King una perrita llamada Sasha. Son preciosos y muy cariñosos.
Un abrazo en Cristo
♥Alicia