miércoles, 9 de junio de 2010

COMBATIR EL ESTRÉS

Combatir el estrés:
La oración, un paso eficaz

El asunto se centra en descansar en Dios. Una forma eficaz es a través de la oración. No es una terapia más que usted haya podido ensayar, es simplemente volcar todo lo que guardamos en el corazón en Su presencia, procurando que Él, en su infinito amor, tome nuestras preocupaciones y traiga calma al corazón.

El apóstol Pablo planteó esta recomendación en los siguientes términos: "No os aflijáis por nada, sino presentadlo todo a Dios en oración. Pedidle, y también dadle gracias. Así Dios os dará su paz, que es más grande que todo cuanto el hombre puede comprender; y esa paz guardará vuestro corazón y vuestros pensamientos, porque estáis unidos a Cristo Jesús." (Filipenses 4:6,7).

La oración es una ayuda enorme para toda persona. Orar en medio del estrés y la ansiedad es reconocer que llegamos al límite de nuestras fuerzas y que sólo en Dios podemos descansar, como explica el apóstol Pedro: "Dejad todas vuestras preocupaciones a Dios, porque él se preocupa de vosotros." (1 Pedro 5:7).

Hay decisiones que marcan la diferencia. Mantenernos en medio del mar de preocupaciones, desencadenantes de estrés, es una de ellas y negativa. Pero puede darse una segunda opción: decidirnos por romper el curso de las cosas, volviéndonos a Dios. Si aprendemos a descansar en Él, y lo hacemos cuando oramos, todo puede ser diferente.

¡Feliz Día!

8 comentarios:

rgr dijo...

Y todo se vuelve diferente porque todo deja de ser lastre...y Él se vuelve timón, ancla y viento que nos impulsa el velamen cuando nos estancamos en el hartazgo y el cansancio.
Esto que publicás es buenísimo para finalizar el día (¡qué tarde es!) y a la vez para comenzarlo y rumiarlo varias veces.
Un magnífico día para vos también, Alicia.
Un abrazo en el Dios de la Vida
Paz y Bien
Ricardo

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi amiga Alicia, antes de ir a alabar al Señor he venido a tu casa, gracias por la Perlita que nos dejas, las frases son muy verdaderas, pero me quedo con la persona que las pone.
Un abrazo tierno.
Que pases un día santo
Sor.Cecilia

Bouganvilla dijo...

¡Feliz día a tí también! Saludos mañaneros. Te visito tan prontito (8:21 a.m.) porque hoy tengo el día muy ocupado.
Hermoso tu post, ¿qué quieres que te diga? Me encanta San Pablo.
Es cierto, si descansáramos más en Dios, lo tendrían claro psiquiatras y psicólogos, ja,ja,...
Tenemos que hacerlo siempre presente, pero sobre todo, un ratito reservado para El todos los días, para la oración, para pedir, para dar gracias, para intentar quererle como El nos quiere a nosotros, ¿verdad?
Besitos bouganvilleros.

Belkis dijo...

La oración debería ser la llave del día y el cerrojo de la noche. Como dijo San Agustin "La oración es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre".
Hermosa entrada Alicia.
Besitos

♥Alicia dijo...

Hola Ricardo:
¡Feliz Día en y con el Señor!
Un abrazo.
¡Paz y Bien!
♥Alicia

♥Alicia dijo...

Hermanita: Gracias por el comentario.
Entré al blog y encontrarla ya me hizo muy felizz.
Que su día sea de bendiciones...
Besitos
♥Alicia

♥Alicia dijo...

Hola Bouganvilla, como tú díces amiga intentemos querer más a nuestro Papá Dios como Él nos quiere... Seríamos taann feliceess..
Un besote
♥Alicia

♥Alicia dijo...

Belkis, preciosa la frase de San Agustín.
Gracias por compartirla
Besitos para tí.
♥Alicia