lunes, 25 de enero de 2010

CELEBRANDO LA DECEPCIÓN

Celebrando la decepción

Después de recibir su segundo Premio de la Academia (Óscar), Denzel Washington le dijo a su familia: “Les dije, si perdía esta noche, vendría a casa y celebraríamos. Y si ganaba esta noche, vendría a casa y celebraríamos”. Denzel, un cristiano, estaba confiando en Dios, ya fuera en la bendición o la decepción.

Una pareja cristiana que conozco se inspiró en seguir el ejemplo de Denzel. La mujer estaba solicitando un empleo soñado que acababa de presentarse en su centro de trabajo. Le fue bien en la entrevista, pero ella sabía que tal vez no conseguiría el puesto. Su esposo le sugirió: “Hagamos reservas en nuestro restaurante favorito este viernes para celebrar, no importa el resultado”.

Pronto llegó la noticia de que el empleo se le había ofrecido a alguien más. Pero aún así ese viernes la decepcionada pareja celebró. Mientras comían una deliciosa cena, pudieron contar sus bendiciones y renovaron su fe en el Dios que tiene las oportunidades de mañana en Su mano.

Cuando el salmista contó sus bendiciones, se levantó de su desesperación y alabó a Dios, diciendo: “Tú has cambiado mi lamento en danza” (Salmos 30:11).

¿Estás enfrentando una situación en la que podrías quedar decepcionado? ¿Por qué no planear una celebración para contar tus bendiciones sin importar el resultado?

El dolor de la decepción se calma con un corazón agradecido.

¡Dios te bendiga!

No hay comentarios: