lunes, 4 de enero de 2010

EL VIOLÍN


Esta historia se le atribuye al gran violinista italiano Niccolò Paganini (1782-1840), uno de los violinistas más famosos de la historia y virtuosos de su tiempo.

Niccolò Paganini, debido a su virtuosismo al tocar el violín, cosechó muchas leyendas a su alrededor, llegando a ser considerado un brujo, o que usaba técnicas sobrenaturales para crear esos sonidos con el violín.

Esta historia narra uno de sus conciertos. El auditorio estaba repletó y sonó una gran ovación al entrar la orquesta y el director. Pero al aparecer Paganini, la ovación fue ensordecedora, tal expectación creaba.

Paganini se coloca el violín y comienzan a escucharse bellos sonidos, breves y semibreves, corcheas y semicorcheas; los
sonidos envuelven y encantan al público allí congregado.

Repentinamente un sonido extraño interrumpe el silencio: una de las cuerdas del violín de Paganini se rompe. Tanto el director como la orquesta pararon de inmediato.
Pero el violinista, a pesar del percance continua arrancando los sonidos al instrumento.

El maestro y la orquesta vuelven a tocar, y antes de que el público se sobreponga, otra cuerda del violín vuelve a romperse.

Nuevamente la orquesta y el director paran de tocar, el rumor entre el público se acrecienta...pero Paganini no paró. Como si nada hubiese sucedido, él olvidó las dificultades y avanzó, sacando sonidos de lo imposible.

El director y la orquesta, impresionados, vuelven a tocar. Pero el público no podía imaginar lo que estaba por acontecer: una tercera cuerda del violín se rompe.

El director y la orquesta paran de tocar, angustiados y el público contiene la respiración: Paganini, continua, como un contorsionista musical, arrancando sonidos a la única cuerda del violín, y la orquesta y el director motivados ante la actitud del violinista, siguen tocando ante el delirio del público.

Paganini alcanzó la gloria, su nombre se hace famoso a través de los tiempos, no sólo como violinista, sino como un profesional que continua adelante frente a las adversidades.
Independientemente del problema que tengamos, sea de índole personal, profesional o incluso familiar, no todo está perdido. Aún tenemos, como en el violín, cuerdas para continuar ejerciendo nuestro talento.

Siempre quedará una cuerda para apoyarnos en ella: el intentar seguir con nuestros proyectos e ilusiones, ser persistentes, dar el máximo de nosotros a pesar de las piedras del camino, cambiando a un nuevo enfoque para dar un paso más.

Cuando todo parece ir en contra, démonos otra oportunidad y sigamos adelante, automotivándonos, a nuestro cerebro, a la mano que toca el violín. Si los resultados no acompañan, es nuestra oportunidad de tocar esa última cuerda, con la creatividad para reinventarnos a nosotros mismos, dando el mejor resultado.
La mejor cuerda con la que podemos tocar es la de:
CREER EN NOSOTROS MISMOS.

¡Dios te bendiga
!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es agradable leer esto para seguir crellendo que hay un ser superior que te da fuerzas y seguir tocando aunque nos quedemos con una sola cuerda, Buenisimo!
Lirio

♥Alicia dijo...

Gracias Lirio:
Es importante creer en nosotros mismos, y sentir q cuando ya no podemos seguir adelante Dios siempre estará allí para sostenernos.
Besos.
Dios te bendiga amiga mia.
♥Alicia