lunes, 30 de noviembre de 2009

LC.16:25 IS.60:30; 25:8 AP.7:14-17: 21:4

No se pondrá jamás tu sol ni menguará tu luna, porque Jehová te será por luz eterna y los días de tu luto se habrán cumplido.
Destruirá a la muerte para siempre, y enjugará Jehová el Señor las lágrimas de todos los rostros y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra.
Estos son los que han salido de la gran tribulación; han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios y lo sirven día y noche en su templo. El que está sentado sobre el trono extenderá su tienda junto a ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno, porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron.
Lc. 16:25 Is- 60:20; 25:8 Ap.7:14-17; 21:4


Amig@
¡Paz y Bien!
¡Dios te bendiga!

No hay comentarios: