viernes, 20 de noviembre de 2009

LAS OLAS DE LA VIDA


Un muchacho se hizo un barquito de madera y salió a probarloen el lago, pero sin darse cuenta, el botecito impulsado por unligero viento fue más allá de su alcance.
Apenado corrió a pedir ayuda a un muchacho mayor, que sehallaba cerca, que le ayudara en su apuro.


Sin decir nada el muchacho empezó a coger piedras y echarlas,al parecer en contra del barquito; el pequeño pensó que nuncatendría su bote otra vez y que el muchacho grandote se estababurlando de él; hasta que se dio cuenta que en vez de tocar el botecada piedra iba un poco más allá de este y originaba una pequeñaola que hacía retroceder el barco hasta la orilla.

Cada piedra estaba calculada y por último el juguete fue traídoal alcance del niño pequeño, que quedó contento y agradecidocon la posesión de su pequeño tesoro.


No hay comentarios: