sábado, 18 de julio de 2009

RIESGO

Reírse es arriesgarse a parecer tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.
Pretender a alguien es arriesgarse a comprometerse.

Expresar sentimientos es arriesgarse a ser rechazado.
Exponer tus sueños frente a multitudes es
arriesgarse a hacer el ridículo.
Amar es arriesgarse a no ser correspondido.
Adelantarse en presencia de las adversidades es
arriesgarse a fallar. Pero los riesgos deben
ser tomados... porque el más grande de los
peligros en la vida es el no arriesgarse a nada.
La persona que no arriesga nada, no hace nada,
no tiene nada, es nada. Puede evitar sufrir y penar,
pero no puede aprender, sentir, cambiar,
crecer o amar. Es un esclavo encadenado por
sus incertidumbres.
Sólo la persona que toma riesgos... ES LIBRE.