martes, 7 de julio de 2009

BUSCA LO BUENO EN TÍ

Mucha gente se queja de que no sirven para nada, de que no saben que desean hacer con su vida, de que no tienen talentos, etc. vivimos en una sociedad que recalca lo malo por ello la mayoría de las personas no saben ver ni reconocer las cosas buenas en sí mismo.
Donde sea que miremos hay una inducción a los pensamientos negativos y lo peor de ello es que dejamos que nos absorva el pensamiento. Es momento de que tomes conciencia y empieces a dedicar un poco más de tiempo para conocerte a ti mismo y buscar esas cosas buenas que sabes y te gusta hacer.
La mejor manera para entrar nuevamente en contacto con nosotros mismo y con nuestra escencia es recordándo quienes somos, claro dira ah yo soy “fulano de tal” pero en este caso yo me refiero a quien eres realmente y que viniste a hacer aquí.
Todos hemos venido con una misión de vida y en algún momento debemos encaminarnos y de una vez por todad hacer eso que vinimos a hacer. Cuando somos niños tenemos aun presentes que es lo que queremos hacer, pero claro con las influencias de la sociedad que nos rodea vamos dejándolo de lado hasta olvidarlo por completo, la cuestión es que por más que le huyamos un día nos toca la puerta y nos hace cambiar nuestra vida, desde la forma de comer hasta los hábitos adquiridos.
Vuelve a recordar tu infancia y busca en ello que era eso que te encantaba hacer, que hacias sin miedos, de forma natural y que a su vez disfrutabas. Sea cual sea esa actividad segura te causa gran alegría hacerlo ahora, no importa lo tonto o simple que parezca, recuerdalo y observa como podría encajar en tu vida actual.
Haz una lista de todas las cosas que crees sabes hacer bien. Elojiate por tus avances en cada cosa que hagas, por ejemplo si se te da bien la cocina cada vez que cocines algo delicioso, felicítate, y sientete orgulloso por hacerlo. Así con cada cosa que te salga bien cada día.
Aunque no lo creas cada uno tenemos un millón de cosas buenas que sabemos hacer y que nos dan satisfacción, sólo que no le prestamos atención porque creemos no son importante, pero de ahora en adelante intenta tomar conciencia de cada una de ellas y verás como empiezas a valorar más tu propia vida y tus propias capacidades.
Perdemos mucho tiempo valioso fijándonos en los demás y no nos dedicamos el tiempo suficiente a cultivarnos y amarnos a nosotros mismos.
Por cada cosa buena que hagas hazte un reconocimiento verás como tu vida empieza a cobrar valor.